OPINIÓN

¿Podemos reengancharnos al tren de los microchips?

COSTHANZO

Estamos a las puertas de una nueva revolución tecnológica. Tenemos tanto el foco, como los recursos para ir de la mano de nuestros socios europeos en este camino hacia una nueva reindustrialización del continente.

Hace 20 años echó el cierre en Tres Cantos la que, inaugurada a finales de los años 1980, fue la primera fábrica de microchips de AT&T fuera de Estados Unidos y una de las principales referencias de nuestro país en la fabricación de semiconductores.

Para seguir leyendo hágase Premium
Pruébelo por 1€ el primer mes

y disfrute de acceso ilimitado a todo el contenido web de Expansión

O suscríbase con su cuenta de Google en dos clics

¿Ya es Premium? Inicie sesión

Cancele cuando quiera

Consulte los términos y condiciones del servicio